Connect with us

Deportes

Tokio 2020: Facundo y Hugo Conte, responsables de una gesta inédita en la historia argentina

Facundo Conte celebra la medalla de bronce. Foto REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Ante Brasil, por la medalla de bronce. En cinco sets. Para hacer historia. Las coincidencias se suman una detrás de la otra. Los protagonistas comparten no sólo las gestas, sino también la sangre. Facundo Conte ganó la medalla de bronce en Tokio 2020 después de que su papá, Hugo, hiciera lo propio 33 años antes, en Seúl 1988. Y así se convirtieron no sólo en miembros selectos e ídolos de la Selección argentina de vóley, sino también en la primera dupla padre-hijo en la historia deportiva argentina que se cuelgan cada uno una medalla olímpica en distintos eventos.

En la amplísima historia olímpica, claro, hubo muchísimos padres e hijos que compitieron en la cita de los cinco anillos. Muchos, incluso, en la misma edición de los Juegos Olímpicos, como los tiradores suecos, pioneros en esto, Oscar y Alfred Swahn, que compartieron tres eventos entre 1912 y 1924.

Están los que, separados en el tiempo, como los Conte, ganaron medallas, como los palistas Jack Kelly (oro en 1920) y Jack Jr. (bronce en 1956). También los que ganaron la misma competencia, como Charles Jenkins y su hijo, llamado de la misma forma, quienes se consagraron en la posta 4×100 en 1956 y 1988, respectivamente.

Sí hay otros parentescos que han competido para el país y que han logrado cosas importantes, como una medalla en la misma edición, emulando a los Swahn. Enrique Conrado Sieburger y Julio Sieburger (hermanos) compartieron con Enrique Adolfo (hijo del primero) la tripulación de la clase R 6 metros que fue plata en Londres 1948.

La misma gesta lograron varios jugadores y jugadoras en el hockey sobre césped. También en Londres, pero en 2012, entre las Leonas que se llevaron la medalla de plata estuvieron Josefina y Daniela Sruoga.

En Río 2016 fue el turno de los varones, que tuvieron no solo una sino dos duplas: Lucas y Matías Rey y Pedro e Isidoro Ibarra, quienes se colgaron un oro eterno ante Bélgica.

Y el antecedente más reciente, claro, de un podio unido por el lazo sanguíneo tuvo lugar apenas horas antes de que Conte la rompiera ante Brasil. Fue nuevamente cortesía de las Leonas, que contaron en el plantel con María José y Victoria Granatto.

Volviendo a los competidores internacionales, hubo incluso un caso de tres generaciones medallistas: los alemanes Keller. Erwin ganó la plata en 1936, su hijo Carsten el oro en 1972 y su nieto, Andreas, el oro en Barcelona 1992 con la selección de hockey. ¿Habrá que esperar un Herederito? Hay tiempo para eso. Por lo pronto, Hugo y Facundo ya hicieron bastante.

La palabra del Heredero
“Jugamos un partidazo, no tuvimos altibajos y eso marcó la diferencia”, expresó Facundo Conte después de la victoria en diálogo con TyC Sports. “Estoy muy feliz, es algo que logramos con mucha lucha”, agregó, y se permitió bromear porque, claro, deberá esperar hasta después de la final para recibir su medalla de bronce y subirse al podio.

“¡Quiero que me la den ya! Y no me la voy a sacar ni para dormir. No entiendo a la gente que se saca la medalla. Grabamos nuestro nombre en la piedra y es para siempre”, concluyó.

El entrenador y su hijo, otro caso particular
Marcelo Méndez, el coach de la Selección de vóley, vive un caso muy particular vinculante con lo de los Conte. En el plantel dirige a su mismísimo hijo, Nicolás. Aunque hay que hacer una salvedad en este caso: los entrenadores no se llevan medalla en los Juegos Olímpicos, por lo que no se puede decir que hayan completado la gesta “en los papeles”.

Lo mismo ocurrió con los Retegui, Carlos el Chapa y su hija Micaela, quienes se quedaron con la medalla de plata en la mañana de este viernes luego de perder con Países Bajos 3 a 1.

Por: Mauricio Codocea – Clarin

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.911 suscriptores

Siguenos en Facebook