Connect with us

Noticias Nacionales

Testimonio de Ericka Manrique

Hoy quiero compartirles el extraordinario testimonio de una gran mujer que es digno de destacar. Ella es Ericka Manrique, nacida en Perú. Tiene 46 años y vive en New York desde el año 2000. Está casada y tiene 2 hermosos hijos. Disfruten su testimonio.

“La enfermedad puede ser muchas veces la GRAN MAESTRA de la vida, porque te hace DESPERTAR y sacar lo MEJOR de ti.

Como muchos ya saben, en Marzo del 2016 me diagnosticaron cáncer de seno. Tomé la decisión rápidamente de que me hagan una mastectomía radical modificada para extirpar todo de raíz y tuve tratamiento de quimioterapia preventiva por un año. Continué con mi vida y mis actividades diarias con mucha normalidad, nada me detuvo! Al ir a mis sesiones de quimioterapia y hablar con otros pacientes, pude ser testigo de que, a la gran mayoría, no los mata el cáncer sino lo mal que asumen la enfermedad. Mi Fe y fortaleza siempre han sido y son muy grandes que fui capaz de superar la prueba e inspirar a muchos en el camino, con mi fuerza, energía, alegría y positivismo. Doy gracias a Dios por eso!

Años más tarde, a principios de junio del 2019 perdí la visión parcial de mi ojo derecho y la movilidad del lado derecho de mi cuerpo, desde la parte baja de las costillas hasta la punta de los dedos del pie. Estuve hospitalizada por 10 días. Me hicieron muchas pruebas y exámenes (tomografías, resonancias magnéticas, gammagrafías, etc.). Los médicos temían que el cáncer de seno haya vuelto y se haya ido al cerebro pero no tenían la certeza. Hacían juntas médicas y no se ponían de acuerdo en el diagnóstico. Hasta fui transferida a otro hospital para hacerme más exámenes y pruebas. Igual yo estaba preparada para dar batalla a lo que fuera y no tenía miedo a nada porque sé que aún me falta mucho camino por recorrer.

Fueron días difíciles, llenos de incertidumbre, pero mi FE, el amor y apoyo incondicional de mi amado esposo e hijos hicieron que todo fuera más fácil y llevadero.

Nuestro lema en casa es “Familia unida jamás será vencida” y estuvimos más unidos que nunca a pesar de la distancia.

Esos días estando hospitalizada me pasaron cosas increíbles, tuve muchas señales de que todo iba a estar bien. También me sirvió para leer, meditar y replantear muchas cosas en mi vida. Al décimo día de estar internada, después de mi meditación, me dije a mi misma: qué estás haciendo aquí? Ya es suficiente! Te han hecho todo tipo de exámenes y pruebas y todo sigue igual, no hay un diagnóstico certero y no hay mejoría. Ya te perdiste la premiación de tu hijo, ahora no te puedes perder su graduación! Fue como un despertar… recuperé la movilidad parcial de mi pierna y pude mantenerme de pie. Eran cerca de la 5 de la tarde, hablé con los médicos y les dije que me iba porque no tenía nada más que hacer allí, firmé los papeles que me iba bajo mi responsabilidad, me ofrecieron un andador y me negué a usarlo y salí caminando tambaleando del hospital, pedí un Uber y me fui directo a la graduación de escuela intermedia de mi hijo menor que era ese mismo día. Se me caían las lágrimas de la emoción que sentía. Fue increíble y emotivo poder estar con mi hijo en esa fecha tan importante.

Desde ese día fui consciente de que somos capaces de hacer grandes cosas si tenemos Fe. Me di cuenta que había descuidado el templo de mi alma por mucho tiempo, decidí cambiar mis hábitos alimenticios, ser y vivir saludable, decidí cerrar mi negocio -un negocio de más de 16 años al servicio de la comunidad latina en NY -para evitar todo tipo de estrés y enfocarme en mi objetivo-. Decidí reinventarme, dedicarme a mi y a mi familia y ser mi mejor versión.

Poco a poco, con Fe, dedicación, motivación y el amor de mi esposo e hijos, pude recuperar la movilidad total de mi pierna y mi visión.

Pasaron los días y a principios de agosto tuve cita de rutina con la oncóloga, mi mami me acompañó ese día. La doctora estuvo muy feliz de verme muy bien, estaba muy sorprendida y hasta hizo una oración. Se tomó la molestia de obtener los resultados de la punción lumbar y cultivos que me habían hecho cuando estuve hospitalizada en el otro hospital.

Entonces, fui diagnosticada con Esclerosis Múltiple. Una enfermedad degenerativa y crónica del sistema nervioso, que afecta al cerebro y la médula espinal. Estuve leyendo e informándome sobre esa enfermedad totalmente desconocida para mi en ese momento. Finalmente en setiembre -un día después de mi cumpleaños- tuve cita con el neurólogo especialista en esclerosis múltiple quien se sorprendió mucho de verme recuperada, caminando con normalidad y mi visión restablecida. Me hizo las pruebas de rutina y todo estaba excelente. Pero igual nos explicó -a mi esposo, a mis hijos y a mi- a detalle todo sobre la enfermedad y las posibles discapacidades que podría tener en el futuro, porque es la enfermedad de las mil caras y cada paciente la desarrolla de forma distinta, y también nos habló de todas las opciones de medicinas que podía elegir tomar y los efectos secundarios de cada una.

Pero como el pronóstico lo decido YO, decidí no seguir ningún tratamiento ni cargar la etiqueta de esa enfermedad, decidí no tomar ninguna medicina, y ME DECLARÉ SANA. Vivo y disfruto el día a día intensamente.

En los 4 primeros meses de transformación, bajé más de 70 libras (más de 30 kg) y me mantengo en ese peso desde entonces. Hago mis caminatas diarias de una hora, me alimento muy saludable, me dedico 100% a mi, a mi amado esposo y a mis amados hijos. Y lo más importante es que me amo y me acepto como soy. Me siento mejor que nunca!
A fines de diciembre a pedido del neurólogo, me tomaron otra resonancia magnética. Ya habían pasado 6 meses desde la última resonancia y el médico quería ver si habían nuevas lesiones. Yo estaba convencida de que no encontrarían nuevas. Y así fue. Gracias a Dios por eso!

En definitiva, para tener un nuevo futuro tu pasado tiene que morir, “no puedes poner vino nuevo en odres viejos”, “hay que morir para vivir”.

Dios muchas veces nos lleva al límite para que aprendamos a confiar en Él. Tenemos que pasar por el fuego de la aflicción para transformarnos. Yo en la adversidad construí mi fortaleza. Te puede doler eternamente o te puede doler lo suficiente. El dolor es inevitable pero el sufrimiento es OPCIONAL!!!

Mi Fe es inquebrantable e hizo posible mi recuperación. Fe es la confianza y la certeza de que en verdad sucederá lo que esperas. Está escrito en la biblia: “La Fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11, 1). La FE atrae a Dios, “pide y se te dará”. Y es garantizado, yo lo he experimentado!

La única razón por la que nos preocupamos y dudamos es porque creemos que hay otro poder y eso nos crea confusión. Sólo existe un Poder. Se manifestará en tu vida aquello que comprendas mentalmente y vivas. La asunción de lo que deseas ya concedido es lo que crea milagros. “Y todo lo que pidas en oración creyendo que ya lo has recibido lo recibirás” decía Jesús. Cuando te encuentres dudando de cuán lejos puedes llegar, recuerda todas las cosas que ya enfrentaste, las batallas que ganaste y los miedos que superaste… Las dificultades preparan a personas comunes para destinos extraordinarios. Dios da sus más grandes batallas a sus mejores guerreros. Dios no elige a los preparados. Dios prepara a los elegidos! Tú al igual que yo eres un ser maravilloso!

Cada prueba en mi vida, la he superado y he salido más fortalecida.

Somos bendecidos para bendecir! Todo este año ha sido de mucho aprendizaje y motivación. Me alegra poder ayudar e inspirar a otros con las bendiciones que ya he recibido y sigo recibiendo en mi vida. Repartir inspiración es alegrar la vida a alguien. Y qué bueno que a través de un pedacito de mi testimonio de vida pueda llegar a muchas personas. El secreto de la vida es DAR. Mi crecimiento ha sido doloroso pero sin dolor no hay bendición. Nunca he permitido que las circunstancias determinen quién soy y a dónde voy. Ten presente que no importa quién hayas sido, lo que realmente importa es quién DECIDES ser!

Cuando comienzas a creer en ti y pones intención a todo lo que haces, manifiestas lo que deseas.

Mientras más sano esté el árbol mejores frutos dará a los demás. Si yo he podido y puedo, TÚ también puedes hacer grandes cosas en tu vida!

Las pruebas, obstáculos y desafíos, que se nos presentan en la vida, son necesarios para llevarnos a otro nivel! De ti depende ser víctima o TRIUNFADOR! Lo que marca la diferencia es la ACTITUD. Mantener una ACTITUD POSITIVA, no significa ignorar los problemas y desafíos, sino que te ayuda a verlos como una oportunidad para aprender y una lección para ser mejor.

Recuerda que según tu Fe te es dado. No vas a recibir las bendiciones por quién eres sino por de quién eres! Hijo de ese Padre que lo creó todo!

Como decía San Pablo “somos transformados por la renovación de nuestras mentes”. Cuando pases momentos difíciles recuerda que estás revolucionando tu vida. Si cambias tu manera de pensar cambias tu manera de vivir. El poder de transformación reside en ti. Vivimos en un mundo de posibilidades infinitas donde todo es posible y cuando Dios abre puertas de bendición nada ni nadie las puede cerrar! Ten Fe y verás milagros sobrenaturales en tu vida!

Gracias por ser y estar. Bendiciones para todos. Los amo, Ericka Manrique”
Juan Carlos Diez P. desde Chile para La Voz Internacional

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.667 suscriptores

QUEDATE EN CASA

Siguenos en Facebook