La falta de participación ciudadana es evidente durante la segunda vuelta electoral. (Foto Prensa Libre: Juan Diego González)

En los registros de las últimas nueve elecciones democráticas de la historia reciente del país, la segunda vuelta electoral siempre ha registrado menor participación, y la elección de este 11 de agosto no será diferente, pues la asistencia, después del 75% de transcurrida la jornada, no llegaba al 50 por ciento, de acuerdo con los sondeos de Prensa Libre realizados hasta las 16.00 horas. Por esta razón, el mismo TSE salió a llamar al voto, para evitar que se registre la mayor cifra de abstencionismo de la historia.

En la ciudad capital, en las 19 zonas que tienen centros de votación, se contabilizaron el 32.24 por ciento de participación, según los datos oficiales.

La zona 3 es donde la que menos asistencia registra, con el 16.03 por ciento de votantes; mientras que en la zona 14 participó el 47.62 por ciento de los guatemaltecos habilitados para votar.

San Marcos y Retalhuleu registran 8 y 25 por ciento de participación, según la Junta Electoral Departamental.

Izabal también registra menor participación, en comparación con la primera vuelta electoral, donde la asistencia ciudadana es de 17 por ciento, y en Suchitepéquez la asistencia era de 30.35 por ciento.

En Huehuetenango, el dato oficial es de un promedio de 100 personas por mesa electoral en todo el departamento y en Quetzaltenango la información oficial es que había asistido el 23 por ciento de votantes, mientras que en la primera vuelta, a la misma hora, fue de 30 por ciento.

Llamado al voto
El presidente del Tribunal Supremo Electoral, Julio Solórzano, en una conferencia a dos horas de cerrar los centros de votación, llamó al voto y así incrementar la participación ciudadana.

“Quiero hacer un llamado a la población guatemalteca, aun tenemos tiempo para votar, aun es factible que subamos esa baja participación que se esta dando a nivel nacional, la participación siempre se reduce en una segunda vuelta electoral, pero en este caso es demasiado el cambio de la reducción de la participación. Guatemaltecos, no perdamos esta oportunidad, siempre se dice que no hay que dejar que alguien vote por nosotros y esa es una verdad real, una verdad histórica, una verdad jurídica que consolida la democracia, una verdad que necesitamos en nuestro país; si no participamos, de todas formas va haber alguien que gane, en esta opción, lo importante es que la gente participe, el principio de la mayoría que prevalece sobre lo particular es algo constitucional en consecuencia usted guatemalteco que no ha ido a votar, pero que esta en su casa o está haciendo actividades propias le requerimos su participación en los centros de votación”, dijo Solórzano en compañía de los otros cuatro magistrados titulares.

Desinterés marca la segunda vuelta
Los politólogos José Carlos Sanabria y Ronald Ochaeta coinciden en que la falta de participación ciudadana en la segunda vuelta electoral se debe al desinterés de la población, debido a la oferta política y a que no se elijen autoridades locales, además otro factor que influye en algunas ocasiones es el clima.

Sanabria señala que en la primera vuelta los partidos políticos se movilizan debido a la elección de alcaldes y por ello es que incluso se hacen denuncias de acarreo de personas.

“El clima político, la apatía, el desencanto y la desinformación en algunos casos, es lo que hace que la población no asista a las urnas”, indica el experto.

Por su parte, Ochaeta estima que, además de la lluvia en algunos departamentos, es histórico que la población se resista -a salir a votar-, debido a que no está de acuerdo con los dos candidatos finalistas.

Los lugares donde en la primera vuelta hubo un “voto fuerte”, fue donde había mucho interés por elegir alcaldes, principalmente, y después diputados, coincide Ochaeta.

“Se podría esperar que la participación ciudadana cambie por la tarde, pero es poco probable porque las dos ofertas no son agradables”, afirma el politólogo.

Publicidad