El gobierno mexicano anunció el miércoles el lanzamiento de un operativo de “búsqueda en vida” de los migrantes que la semana pasado fueron bajados de un autobús por hombres armados en el fronterizo estado de Tamaulipas y que desaparecidos desde entonces.

Según explica la Secretaría de Gobernación en un comunicado, en estas acciones participan elementos del ejército, la policía federal, la fiscalía estatal y las comisiones estatal y federal de búsqueda de personas.

“El operativo se llevará a cabo de manera interinstitucional, en un amplio sector del estado de Tamaulipas, con base en el principio de presunción de vida”, agrega la nota.

El responsable de Seguridad federal, Alfonso Durazo, dijo el martes que los migrantes que fueron bajados del autobús en la carretera que une Reynosa y San Fernando podían ser hasta 25 personas y que una de las hipótesis era que pudieron haber contratado a ‘polleros’ para que les cruzaran ilegalmente a Estados Unidos. No obstante, no es habitual que ‘polleros’ ubiquen así a sus ‘clientes’.

Algunas fuentes han hablado de al menos 19 personas y otros de 22.

Por su parte, el subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, se refirió a un suceso previo de febrero en el que otras 25 personas habrían sido secuestradas aunque el comunicado emitido el miércoles por su departamento sólo habla de acciones de búsqueda del otro grupo.

El gobierno no ha informado de la nacionalidad de los migrantes pero se cree que todos son centroamericanos.

El estado de Tamaulipas, la ruta más corta para los migrantes que salen de Centroamérica con destino a Estados Unidos, está controlado por distintos grupos del crimen organizado que muchas veces secuestran a los migrantes ya sea para reclutarlos a la fuerza o para exigir pagos a sus familiares en territorio estadounidense.

El suceso del pasado jueves en el que unos armados bajaron del autobús a los migrantes revivió algunas de las peores tragedias recientes de México porque en esa misma zona en los años 2010 y 2011 decenas de migrantes fueron bajados de autobuses y ejecutados. Más de 250 cuerpos fueron encontrados en esos años, la mayoría en fosas clandestinas. De otros, nunca se volvió a saber.