Al descubrir el hotel donde agentes de ICE se hospedaban mientras realizaban el operativo especial de detenciones en Carolina del Norte, activistas protestaron para que los expulsaran de sus habitaciones.

La noche del jueves 7 de febrero en la recepción del Holiday Inn Express en Burlington, miembros de Siembra NC y familiares de un hombre que fue arrestado ese mismo día en Asheboro, entregaron una solictud con la exigencia de que se niegue el servicio a los oficiales federales.

Entre el 5 y 9 de febrero, la red de voluntarios y trabajadores de Siembra NC registraron 36 detenciones de indocumentados en las ciudades de Greensboro, Burlington, Asheboro y Winston-Salem. De acuerdo con el grupo, estas cifras son “históricas” para Carolina del Norte en tiempos recientes.

“ICE quiere que nosotros, los inmigrantes, tengamos miedo. Quieren provocar el caos y luego culpar a la policía local por ‘no hacer lo suficiente’ para ayudarlos con la separación familiar “, dijo Laura Garduño García, miembro de Siembra NC, en un comunicado de invitación al evento que realizaron en el hotel Holiday Inn Express de Burlington. “No tendremos miedo, y no les permitiremos aislar a estas familias, separándolas de una en una. Nos uniremos contra esta injusticia”

El grupo de activistas y simpatizantes entraron a la recepción del hotel, donde los esperaba un empleado. Los manifestantes pidieron hablar con un gerente y el empleado respondió que no había nadie disponible para atenderlos. También se negó a recibir el documento con la exigencia.

Según los reclamos de la muchedumbre, la presencia de los agentes migratorios crea miedo en los residentes del área, además de empleados del negocio que tendrían miedo de trabajar.

Tras la negativa de respuesta, el grupo abandonó el hotel. Horas antes ese mismo día, testigos observaron a decenas de inmigrantes dentro de la cárcel en Alamance subir a unos autobuses que los transportarían a un centro de detención en Georgia. Un autobús con las mismas características se encontraba en el estacionamiento del hotel al momento de la protesta.

Publicidad