El pasado fin de semana más de 10 millones de personas de todo el mundo asistieron a un concierto del DJ Marshmello. Se celebró en Pleasent Park. No se trata de ningún estadio o parque de una ciudad importante, sino de una ubicación dentro de Fortnite, el videojuego que está revolucionado el sector.

Y con solo diez minutos de concierto, 10 millones de usuarios lograron vivirlo y presenciar uno de los hitos más curiosos e interesante en la industria del videojuego.

Se había rumoreado en los últimos días y finalmente se hizo oficial. Anunciado por Epic Games (desarrolladores de Fortnite) y el DJ de música electrónica Marshmello, el sábado 2 de febrero se celebró un concierto en directo. En directo dentro del videojuego y para los jugadores del mismo.

El DJ Marshmello se caracteriza por llevar un casco que simula un malvavisco (de ahí su nombre). Cuando llegó la hora del concierto una luz amarilla iluminó Pleasent Park, un punto del mapa de Fortnite donde se había “instalado” un escenario.

Y ahí apareció Marshmello, un avatar virtual similar a él y con el característico casco comenzó a pinchar en directo para los asistentes. Epic Games había preparado el lugar conciencia: escenario personalizado, luces de ambiente, hologramas gigantes o incluso características como desactivar la gravedad de los jugadores en momentos concretos de las canciones para que salten por los aires.

¿Dónde está el negocio aquí? En lo mismo que en el resto del videojuego de Epic Games, en las compras dentro del propio juego de objetos, bailes y skins. Fortnite está ganando cientos de millones en los últimos meses y su apuesta por ofrecer el juego gratuito con compras integradas que no dificultan el desarrollo del juego ha sido la clave.