Connect with us

Noticias Internacionales

El mundo después de Trump

Donald Trum y Joe Biden

Arturo Alejandro Muñoz

El título de esa nota debió haber sido “EEU después de Trump”, pero dado que en estricto rigor el gigante del norte de América  pareciera no tener rival de fuste  en el juego de la balanza planetaria, todo lo que ocurra al interior de su territorio afecta al resto de las naciones.

El término de la administración del ultra conservador Donald Trump, y en especial su derrota electoral ultima, pueden ser consideradas como una “bisagra” en el acontecer político del país de Jefferson y Lincoln. En política, ser ‘bisagra’ significa abrir un escenario distinto, tal vez impensado, que da pábulo a una nueva era, la cual puede ser buena o también negativa. Es la interrogante que conlleva todo momento de cambios.

Sin Trump, habrá países que deberán repensar las estrategias en uso, como es el caso de Rusia y de la misma China. El inextinguible Vladimir Putin ha de sospechar ya que el gobierno de Joe Biden traerá de regreso a Washington la diplomacia no irreverente y las declaraciones carentes de soberbia y tirantez. Netanyahu habrá de saber que la alianza Israel-USA continuará, pero esta vez sin permisos ostensibles a Tel-Aviv para seguir “haciendo y deshaciendo” a voluntad en Gaza y en Medio Oriente. Es lo que se espera como mínima acción del nueva administración estadounidense.

Muchos analistas internacionales se preguntan si Biden continuará  la línea Trump en cuanto a no  intervenir (armada y bélicamente) en países con recursos naturales que interesan a las grandes corporaciones multinacionales sitas en Norteamérica y en Europa occidental. Las ‘guerras’ de Trump recorrían caminos más comerciales que conquistadores de territorios y gobiernos, pero  también se distinguieron por dejar “manga ancha” a ciertos países que son sus aliados…el caso de Israel lo confirma. .

Nadie duda que la derecha sudamericana experimentó un renacimiento con el gobierno de Donald Trump. Países como Colombia, Brasil y Chile se sumaron de inmediato a las huestes del megaempresario estadounidense. Ahora, a ellos el tiempo se les ha terminado. La derrota de Trump debería ser la `bisagra’…nuevos escenarios, nuevos nombres, y tal vez nuevos sistemas que escapen un poco del neoliberalismo salvaje que asfixia a cien naciones.

Pero, ya lo dijimos,  esa ‘bisagra’ puede resultar también contraria a lo deseado,  y en el caso de Chile bien podría suceder que a Sebastián Piñera le suceda en La Moneda un mandatario más derechista y más “trumpista” que cualquiera de sus pares. No es aconsejable bajar la guardia ante nombres como Mario Desbordes, Joaquín Lavín, Evelyn Mathei e, incluso, Heraldo Muño, quizás el favorito de organizaciones supranacionales como la OEA. .

Jair Bolsonaro y Sebastián Piñera (Brasil y Chile)

No obstante, respecto de nuestro gigante vecino norteño hay también esperanzas. Kamala Harris ha despertado admiración en millones de latinoamericanos. Se espera mucho de ella…se le tiene una fe propia de fans de rockeros, lo que en absoluto garantiza nada. En política, con los gobiernos estadounidenses metidos en ella todo es turbio, extraño, sucio. Que doña Kamala sea afro descendiente importa menos que un  cacahuate. En estos asuntos la traición y el doble discurso forman parte de la estructura. Recordemos la alegría que desató  la elección de Barak Obama hace doce años…y recordemos también las invasiones y desmanes que él aprobó. Pero, como sea, con Kamala –mujer culta, hábil y con fuerte personalidad-  hay nuevas esperanzas. Ojalá el establishment y el sistema no la ‘domestiquen’, como ha sucedido con muchos políticos estadounidenses que comenzaron siendo democráticos y respetuosos de las soberanías de países más débiles, pero en poco tiempo se sumaron a la voracidad de los ‘halcones’ y del megaempresariado transnacional.

Como sea. Hasta este momento la ‘bisagra’ señala que Piñera y Bolsonaro carecerán del apoyo irrefrenable y total que contaban con míster Donald. Se acerca en Washington una administración distinta. ¿Muy distinta?

Conoceremos pronto el verdadero fondo político del nuevo gobierno de EEUU apenas Joe Biden dé sus primeros pasos en materias que afecten, e interesen, a naciones latinoamericanas.

Personalmente, creo que para Chile el “mundo después de Trump” seguirá siendo, en lo esencial, el mismo de hoy. A menos, claro, que a finales de este 2021 la ciudadanía elija un gobierno que no pertenezca al mundillo del feroz neoliberalismo y que esté dispuesto a retomar las políticas propias de un estado de bienestar. Aunque me temo que si ello ocurre también conoceremos al verdadero Joe Biden.

Sentarse y obedecer no cuesta nada…levantarse y avanzar es lo que de verdad mueve al mundo y hace Historia.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.761 suscriptores

QUEDATE EN CASA

Siguenos en Facebook