Editorial del mes

La crisis migratoria en Centroamérica

Los movimientos migratorios hacia los Estados Unidos han sido parte de la proyección del  famoso “Sueño Americano”, unos  huyendo por la crisis que vive Centroamérica y  otras  personas con un afan de aventura, oportunidad o necesidad financiera han partido hacia Estados Unidos esperanzados por obtener ayuda  económica que les permitan una mejor vida.

Los rostros de miles de familias centroamericanos,agobiadas por el temor, la violencia y la miseria, son testimonio del desafío humanitario que por largo tiempo ha enfrentado Centroamérica  En estos momentos, la situación de los menores , principalmente de Guatemala, Honduras y El Salvador, ha adquirido particular interés en Estados Unidos, cuyos puestos migratorios se han visto desbordados por niños indocumentados, sin familiares ni custodios, detenidos al cruzar la frontera.

La región centroamericana es el escenario de una crisis migratoria, en la que miles de mujeres y niños se ven forzados a huir por los niveles alarmantes de violencia en América Central, alertó  un estudio de la agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur).

Los números reflejan la magnitud del problema, en el presente año, las cifras ya bordean los 60.000. Este influjo ha obligado a las autoridades a ampliar instalaciones a fin de albergar a los detenidos en espera de una solución para las familias afectadas .

Las autoridades en Washington han designado como crisis humanitaria esta situación de menores, que solos, sin tener una mano amiga, hacen el peligroso recorrido de México a la frontera con Estados Unidos. En su opinión, el problema tiene tales dimensiones y antecedentes que ha empeorado la situación de los paises afectados.

Analizando la  declaratoria de la crisis, investigadores del fenómeno advirtieron  que las causas que la generaron no habían desaparecido, y que los niveles de violencia y pobreza en Centroamérica y México son mayores que los registrados en 2014, y que si bien las cifras del flujo hacia el norte disminuyeron, el problema seguía latente.

A pesar de los esfuerzos por contener la oleada migratoria y evitar que se registre una similar a la de 2014, cuando la Patrulla Fronteriza arrestó a 68,445 niños solos, durante el año fiscal 2015 los arrestos sumaron 39,838, un 42% menos.
Estados Unidos tiene  más posibilidades de combatir las raíces de la inestabilidad que a lo largo de décadas ha llevado a miles de personas a embarcarse en peligrosos viajes en busca de una vida mejor”
Al, contribuir a mejorar la vida de los centroamericanos ayudaría además a combatir el problema de la inmigración ilegal y aumentaría la influencia de EE.UU. en la región, en un momento que otros paises están apostando económicamente por América Latina.