Connect with us

Política

Derecha vence en primera vuelta en elección presidencial chilena

Arturo Alejandro Muñoz

Este domingo 21 de noviembre fue, a no dudar, un día extremadamente caluroso en casi todo el país. ¿Por qué destacar ello? Porque la realidad superó con creces cualquier pronóstico, especialmente el referido a la participación ciudadana en los comicios. Hubo muchísima gente concurriendo a los centros de votación, y para ingresar a sus locales de votación miles de electores hubieron de esperar largas horas en extensas filas bajo un sol abrasador. Las cifras del abstencionismo aún no se conocen, y ya se sabe que fueron definitivamente más bajas que las habidas  en anteriores elecciones.

Pero las sorpresas mayores llegarían luego. Hasta un mes antes de los comicios, las encuestas mostraban como posible ganador a Gabriel Boric Font, el joven diputado del también novel e izquierdista partido Frente Amplio apoyado por el partido comunista chileno, y a José Antonio Kast, nacionalista y expinochetista fundador del ultra derechista Partido Republicano, ocupando el segundo lugar. Más atrás, esas mismas encuestas ubicaban a los candidatos del centro político, Sebastián Sichel (ChileVamos) y Yasna Provoste (NuevaMayoría). En los lugares finales, y a bastante distancia de los anteriores, estaban Franco Parisi, Marco Enríquez Ominami y Eduardo Artés.

¿Hubo realmente sorpresas? Claro que sí. Hasta el momento de despachar esta nota, y habiéndose escrutado el 81% de los votos, los resultados en la elección presidencial son los siguientes:

José Antonio Kast (derecha extrema) = 28,15%

Gabiel Boric Fonc (izquierda severa) = 25,32%

Franco Parisi  (independiente, centroderecha) = 13,19%

Sebastián Sichel (actual derecha gobernante) = 12,39%

Yasna Provoste (democracia cristiana) = 11,87%

Marco Enríquez (centro independiente) = 7,62%

Eduardo Artés (partido comunista obrero) = 1,45%

Estos resultados obligan a la realización de una segunda vuelta electoral, o balotaje, el domingo 19 de diciembre próximo, entre los candidatos Kast y Boric.

A partir de este mismo momento, los comandos de ambos adversarios, más allá de las celebraciones por sus respectivos triunfos, deberán iniciar las rondas de conversaciones con aquellos candidatos que no tuvieron éxito en esta elección, y que les resulten más afines ideológicamente para asegurar el triunfo en el balotaje referido.

Si bien José Antonio Kast podría contar con un significativo porcentaje de votación  proveniente de la actual derecha gobernante (la que llevó a Sebastián Sichel como candidato), es un hecho cierto que Gabriel Boric se preocupará –y se ocupará- en agenciarse los votos de la exConcertación o NuevaMayoría (que llevó a Yasna Provoste como abanderada), como también conseguir que las huestes de Marco Enríquez Ominami y de Eduardo Artés decidan sufragar por él en el balotaje.

Oportuno parece señalar que José Antonio Kast también confía en que puede obtener votos decisivos  provenientes de la Democracia Cristiana y de los seguidores de Franco Parisi.

En suma, nada se ha resuelto aún. La lucha por el sillón presidencial chileno continuará hasta el domingo 19 de diciembre, aunque dos asuntos han quedado prístinamente claros: el país está absolutamente fracturado, dividido por los extremos del arco político…y será uno de esos extremos el que ocupe el cargo de primera magistratura de la nación durante los próximos cuatro años.

Es imposible cerrar esta nota sin referirse a la gran derrota sufrida por aquellas coaliciones que han gobernado Chile desde el término de la dictadura en 1990. Tanto ChileVamos (con los derechistas partidos Evópoli, RN y UDI), como NuevaMayoría (con democristianos, socialistas, pepedeistas y socialdemocracia radical), son los evidentes perdedores en esta histórica jornada. El centro político ha sido desplazado por los extremos.

Por ello, insistimos, la fractura es cosa cierta en Chile actual, y ella –a no dudar- se debe al fracaso indesmentible de las tiendas partidistas de centroderecha  y centroizquierda en la última década. Sin embargo, extrañamente (cosas de la política, dirá más de alguien), esos dos sectores tendrán en sus manos la decisión de apoyar o no apoyar a uno de los extremos que hoy día fungen como triunfadores parcialmente.

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

NUEVOS TIEMPOS

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.939 suscriptores

Siguenos en Facebook