Connect with us

Noticias Nacionales

Denuncian a Farmacias del Ahorro por la tala de más de cien árboles en sus locales

Una noche de diciembre de 2016, el sonido de los pasos despertó a Ricardo Colmenares en su departamento en la colonia Del Valle, donde vive desde hace veinte años.

Varias personas en piyama salían en tropel del edificio para detener a un equipo de hombres con serruchos que estaban derribando los cinco árboles que colindaban con su edificio.El equipo ya había alcanzado a cortar tres árboles sanos que estaban en la vereda y estorbaban los lugares de estacionamiento de una nueva sucursal de Farmacias del Ahorro, según denunció después un vecino. Pero, asustados por la rabia de la gente, los hombres abandonaron la tarea y se fueron.

Días después regresaron de madrugada, esta vez con sierras eléctricas, y para cuando los vecinos salieron era demasiado tarde: ya habían talado los árboles restantes. “Nos enojó tanto porque los árboles tienen y nos dan vida, pero ¿de qué sirve que nosotros lo sepamos si las autoridades no hacen nada?”, dice Colmenares.

Aquel incidente sería el punto de partida de una investigación que, más de dos años después, derivó en una denuncia judicial por posibles delitos de corrupción y contra el medioambiente presentada este lunes por tres organizaciones civiles —Mexicanos contra la Corrupción, Los Supercívicos y Tojil— en contra de una de las cadenas de farmacias más grandes del país, por el derribo ilegal de más de un centenar de árboles en sucursales en la capital mexicana, presuntamente para construir lugares de estacionamiento o ampliar espacios en sus locales.

De acuerdo con pruebas fotográficas de antes y después de la tala de árboles, así como con documentos oficiales presentes en la denuncia que fueron revisados por The New York Times, al menos 103 árboles fueron talados en 32 de sucursales de Farmacias del Ahorro en Ciudad de México durante la última década, y la compañía solo tenía permiso de derribo para uno de esos locales.

Al ser consultada por estos hechos, la empresa aseguró al Times que “en la mayoría de los desarrollos para la apertura de nuevas sucursales el proveedor es quien realiza la gestión para los permisos que sean necesarios”, y que esos terceros se comprometen a apegarse al código de ética de la compañía y a respetar la ley.

La tala o destrucción de árboles es un delito penado con hasta cinco años de prisión en la capital mexicana, y cuando está vinculado a una persona moral o jurídica a esta le pueden prohibir determinados negocios u operaciones hasta por cinco años. Pero para los ciudadanos es además un asunto vital: en una megalópolis donde los habitantes tuvieron solo quince días con buena calidad de aire en 2018 y las áreas verdes escasean, el derribo arbitrario de árboles se vuelve una afrenta para quienes conviven con ellos, un acto de indiferencia hacia la vida colectiva.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.727 suscriptores

QUEDATE EN CASA

Siguenos en Facebook