Connect with us

Inmigracion

Demócratas del Senado dan el primer paso hacia una reforma migratoria dentro del paquete de reconciliación

Los demócratas del Senado avanzaron este lunes en dirección a elaborar un paquete de reconciliación presupuestaria que incluirá una vía a la ciudadanía para millones de inmigrantes indocumentados, una de las principales promesas de campaña del presidente Joe Biden. Sin embargo, por ahora el plan no especifica qué tipo de camino a la legalización impulsarán ni detalles como por ejemplo qué requisitos deberán cumplir esos inmigrantes.

El tema fue incluido en una resolución presupuestaria para el Año Fiscal 2022, enviada por los senadores Bernie Sanders (demócrata por Vermont), presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara Alta, y Charles Schumer (Nueva York), líder de la mayoría demócrata en el Senado.

La Resolución de Presupuesto “será la pieza de legislación más trascendental para los trabajadores, los ancianos, los niños, los enfermos y los pobres” desde 1930, dice la propuesta. Y señala que, además de generar empleos, “abordamos las necesidades de las familias trabajadoras, que desde hace mucho tiempo se descuidan”, entre los que se incluyen millones de indocumentados que llevan tiempo en el país.

“Sacaremos a las personas indocumentadas de las sombras y les proporcionaremos un camino hacia la ciudadanía, incluidos aquellos que con valentía mantuvieron funcionando nuestra economía en medio de una pandemia mortal”, indica la propuesta.

Qué propone
Si bien las recomendaciones no detallan qué tipo de camino a la legalización aprobarán para sacar de las sombras a millones de indocumentados, el plan menciona escuetamente dos áreas que serán trabajadas por los comités de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales y Judicial del Senado.

El primero deberá hacer las recomendaciones para mejorar la “gestión en las fronteras”, mientras que el segundo recibirá una instrucción de $107,000 millones “para otorgar estatus legal de permanencia para inmigrantes calificados, además de inversiones en medidas de seguridad fronteriza inteligentes y efectivas”.

Los legisladores tienen hasta el 15 de septiembre para entregar las propuestas que irán en ese paquete de reconciliación.

Qué hay sobre la mesa
Las recomendaciones anunciadas este lunes por los demócratas no especifican qué indocumentados serán legalizados, cuántos, qué requisitos deberán cumplir y a partir de cuándo.

Fuentes demócratas que pidieron el anonimato porque no están autorizadas para hablar con los medios, reiteraron este lunes que el plan es incluir en el paquete de reconciliación “los dos proyectos de ley migratorios aprobados por la Cámara de Representantes el 18 de marzo”.

Ese día la Cámara Baja, con apoyo bipartidista, aprobó dos iniciativas de ley que legalizan la permanencia de dreamers, titulares del Estatatus de Protección Temporal (TPS) y trabajadores del campo, quienes recibirán una residencia provisional condicionada por 10 años al término de los cuales podrán solicitar la codiciada Green Card o Tarjeta Verde.

Cinco años después, calificarán para solicitar la ciudadanía por naturalización.

Ambos planes fueron remitidos al Senado, pero a finales de julio las conversaciones a puertas cerradas entre demócratas y republicanos finalizaron sin acuerdo. La oposición dejó en claro que no habrá votos mientras la crisis migratoria indocumentada persista en la frontera, una postura similar a la blandida por el expresidente Donald Trump.

Cuál es el plan
Al no contar con los 60 votos necesarios en el Senado para aprobar ambas iniciativas de ley (demócratas y republicanos tienen 50 votos cada uno y el desempate lo rompe la vicepresidenta Kamala Harris), los demócratas han optado por incluir una enmienda migratoria en el paquete de reconciliación del Presupuesto 2022. De conseguirlo solo necesitarán 51 votos para aprobarlo.

El mecanismo fue aprobado por el Congreso en 1974 para facilitar la aprobación de ciertas leyes, sobre todo relacionadas con el gasto, la deuda pública y los impuestos, requisito que obliga a los demócratas a justificar por qué decidieron en esta instancia incluir una parte de la reforma migratoria integral de Biden.

La semana pasada, el presidente dio su visto bueno al plan demócrata y dijo que la Casa Blanca apoya el Plan B, ideado en caso de fracasar la búsqueda de apoyo republicano tanto para la aprobación del presupuesto como la reforma migratoria.

Tras el fracaso de las conversaciones que eran lideradas por los senadores Schumer (Nueva York) y Lindsey Graham (republicano por Carolina del Sur), las fuentes demócratas aseguraron que el plan es adelantar la fecha de inclusión (fecha de permanencia ininterrumpida en el país) para legalizar al mayor número de indocumentados posibles, ya sea al 1 de enero de 2021 o la fecha en que sea aprobada la Enmienda.

Se estima que, de ser así, la reforma que apruebe el Congreso permita legalizar entre 6 y 8 millones de indocumentados.

Presiones en Arizona
Al tiempo que el Senado avanza en el Plan B de la reforma migratoria, en Arizona crecen las presiones para que los senadores Kyrsten Sinema y Mark Kelly, ambos demócratas, apoyen el paquete de reconciliación. Ambos legisladores, junto a los también demócratas Joe Manchin (West Virginia) y Jon Tester (Montana), han expresado su oposición al plan y sus votos se encuentran en duda.

De no apoyar la iniciativa, el plan se desmoronaría y la reforma migratoria quedará fuera del plan de reconciliación, un riesgo que el liderazgo demócrata sopesa, pero confía en que al final del día los 50 votos, más del de Harris, permitirán aprobar ambas iniciativas de ley.

“Inmigrantes y aliados de United We Dream Action y Living United for Change en Arizona (LUCHA), junto con socios de We Are Home Arizona Coalition, están intensificando sus esfuerzos en todo Arizona para ganar la ciudadanía para jóvenes inmigrantes, titulares de TPS, trabajadores agrícolas y otros trabajadores esenciales este año”, dijo la coalición en un comunicado.

“Esto se produce después de semanas de operaciones telefónicas y llamadas a las puertas para exigir que los senadores Sinema y Kelly apoyen la aprobación de la ciudadanía para millones de indocumentados”, dijo César Torres, Gerente de Campaña de la organización LUCHA.

A su vez, Greisa Martínez Rosas, directora ejecutiva de United We Dream Action, dijo que “los demócratas del Senado tienen una oportunidad crítica para entregar una legislación de inmigración significativa, y deben ser inflexibles en solo avanzar con un paquete de reconciliación que incluya la ciudadanía para millones de indocumentados”.

La postura de Sinema
En abril Sinema, junto con el senador John Cornyn (republicano por Texas), propusieron una iniciativa de ley para aumentar la capacidad de custodia del gobierno con centros de procesamiento regionales de inmigrantes detenidos y colocados en proceso de deportación, así como proteger el debido proceso para decidir de manera más eficiente y justa los casos de asilo.

Denominado ‘Ley Bipartidista de Soluciones Fronterizas’, el plan debe sortear una serie de obstáculos en ambas cámaras del Congreso para ser aprobado. Entre ellas, que la Cámara de Representantes agregue el proyecto a las dos iniciativas de ley aprobadas en marzo.

En el Senado, por su parte, Sinema y Cornyn deberán convencer a un número importante de legisladores teniendo en cuenta que, hasta ahora, ninguna facción ha anunciado que está dispuesta a apoyar un beneficio migratorio mientras persista la crisis en la frontera.

En mayo, Univision Noticias reportó que, con este escenario, la promesa de reforma migratoria de Biden no tiene futuro ni a corto o mediano plazo, a menos que ambos partidos se pongan de acuerdo y aprueben una estrategia en común, algo por ahora parece cada vez más improbable.

POR: JORGE CANCINO

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.911 suscriptores

Siguenos en Facebook