Connect with us

Noticias Internacionales

Coronavirus en Cuba: la crítica situación de los hospitales de la isla

LENIER MIGUEL PÉREZ. | Lydda María Rivero, de 23 años, a punto de dar a luz a su segundo bebé.

“Nadie imagina el dolor que estoy pasando en estos momentos. Nadie imagina el sufrimiento que tenemos todos en casa”.

Lenier Miguel Pérez, un cubano residente en Matanzas, en el occidente de la isla, dice que no sabe cómo seguir adelante con su vida, que está “con rabia de tanto dolor”.

En solo dos semanas, según cuenta, pasó de recorrer los hospitales de su provincia, en busca de atención médica para su hijo, a perder a su mujer embarazada, Lydda María Rivero, de 23 años, a punto da dar a luz a su segundo bebé (que también falleció).

“¡Qué dolor tan grande es perderlos a los dos a la misma vez y el mismo día!”, dice a BBC Mundo.

Según su testimonio, que BBC Mundo verificó con dos personas cercanas a la familia, todo comenzó cuando al niño de ambos, de 4 años, le dio fiebre en la noche del 22 de junio.

“Al otro día mi mujer y yo corrimos con él al policlínico para descartar lo que sucedía. Le hicieron un test rápido y dio positivo a coronavirus”, agrega.

Pérez recuerda que, dado el embarazo de su esposa, fue él quien decidió acompañar al niño durante la hospitalización.

Entonces, cuenta, fue cuando empezó su odisea: tuvo que esperar todo un día para que su hijo pudiera ser trasladado a un hospital, por falta de camas.

“23 de junio. Todo el día esperando y nada. Ni una visita de un doctor. (Había) un padre rabiando de dolor, era positivo (al coronavirus) y no había nada que darle de tratamiento”, dice.

Según recuerda, ese día, sobre las 10:00 pm, llegó un bus para trasladarlos finalmente al hospital, pero cuando llegaron, no había espacio para los menores.

“Llega una doctora de guardia y nos dice: ´El hospital está colapsado. No hay camas para los niños, solo podemos dejarlos en el pasillo a esperar a que le den altas a los que están (ingresados) para poderlos ubicar. No se sabe si es en la mañana o en la tarde o al otro día, porque todo está lleno´”.

Los padres dijeron que no se bajarían del autobús, que no permitirían que sus hijos se quedaran tirados “en un pasillo de un hospital donde lo que se respira es enfermedad”.

Los padres, cuenta, comenzaron a deambular durante toda la noche por la provincia llamando y buscando dirigentes del Partido Comunista o autoridades que le dieran una respuesta.

Finalmente sobre las 8:00 am del día siguiente lograron conseguir un lugar en el hospital, aunque Lenier y su hijo fueron después trasladados a otra clínica tras confirmarse el resultado positivo del menor.

Dice que entonces estaba más tranquilo, hasta que recibió un mensaje preocupante de su esposa: ella, también, se había comenzado a sentir mal.

La pérdida
Lydda María había ido al médico. Un test rápido, sin embargo, arrojó inicialmente un resultado negativo al covid-19.

Como seguía sintiéndose mal, recuerda Lenier, volvió otra vez al policlínico.

“Estuvo un día (esperando) en el policlínico porque le dijeron que había una cama para ella en Maternidad en Matanzas, pero no había en qué trasladarla. La trasladan al otro día en la mañana. Le llevan al hospital de Maternidad y bum…No hay cama para la embarazada. Se la llevan al Faustino (otro hospital), llega, le hacen un test rápido y le da positivo. Para atrás de nuevo. No podía estar en el Faustino porque dio positivo”.

Tras otras peripecias por otros lugares ese día, la esposa de Lenier fue admitida en un centro de aislamiento.

“Ahí pasó hambre, dolores, malestares. Atendían a las embarazadas en la misma cama porque no había dónde. Se bañaba con agua fría, lo cual le avanzó más la neumonía que le descubrieron a última hora antes de su fin. (Tenía) falta de aire y no había boquilla para poder darle aerosol a ella, asmática y embarazada. No podía más y la trasladan al Faustino de nuevo porque ahí en donde estaba no había condiciones de nada. Eso era un infierno”.

Pérez cuenta que después su esposa volvió a ser traslada cuando se agravó su situación, esta vez a un hospital militar, donde tuvo mejores condiciones.

“De repente le encuentran que tiene neumonía y seguían las crisis de asma y le ponen medicamento, a esperar 72 horas. Martes 6 (de julio) muere, no aguantó tanta espera y sufrimientos de tantos días anteriores. Primero con lo del niño y después con ella”.

BBC Mundo se comunicó con el Centro de Prensa Internacional y el Ministerio de Salud de Cuba y las Direcciones de Salud de dos provincias para pedir una entrevista con las autoridades sanitarias de la isla y conocer su posición sobre la situación con el coronavirus y las denuncias expuestas en esta historia, pero no tuvo respuesta.

Una crisis sanitaria
Testimonios como el de Lenier se hacen cada vez más frecuentes en Cuba, donde todo el sistema de salud es público.

La isla vive desde hace un par de meses el momento más crítico de la pandemia y una de las peores crisis de salud en América Latina.

Aunque logró mantener el coronavirus contenido durante gran parte de 2020, Cuba es actualmente el lugar con el más alto número de contagios por nivel de población de todo el continente y uno de los primeros del mundo.

Este 1 de agosto, el país reportó 9.279 casos, más de 94 mil personas ingresadas y unas 68 muertes por covid-19, aunque organizaciones opositoras denuncian que el número de contagios y fallecimientos es mucho mayor que el reconocido oficialmente.

En total han fallecido unas 2.913 personas según cifras oficiales publicadas hasta el 1 de agosto.

Hospitales al límite
En los últimos meses, fotos, testimonios y videos publicados en redes sociales dan cuenta de farmacias vacías y hospitales y centros de aislamientos llenos, con personas durmiendo -y hasta muriendo- en los pasillos.

También se reportan denuncias de enfermos que han fallecido en sus hogares por carencia de atención médica o esperando para ser trasladados de urgencia a centros hospitalarios.

Es el caso de Lisveilis Echenique, que contó a BBC Mundo que su hermano Liosvel, de 35 años, murió en su casa, en la provincia de Ciego de Ávila, luego de pedir por horas una ambulancia.

“Él empezó con fiebre muy alta. Yo llamé a un número de una brigada de respuesta rápida que me habían dado y vinieron a la casa, lo vieron y me dijeron que no estaba grave como para ingresarlo y que no había camas, que no había medicinas para llevárselo, que mejor lo tuviera en la casa. El mismo médico me dijo que lo que tenían para bajar la fiebre era una loción de pino macho”, dice.

“Cuando colapsó después de 10 días de fiebre, empecé a llamar otra vez y nada. Fui al policlínico corriendo en medio de la madrugada e imploré que fueran a atender a mi hermano para que le dieran primeros auxilios, pero nadie fue. Y yo no tenía cómo llevarlo a la una de la mañana para el hospital. Llamaba llorando para pedir una ambulancia y nada…Mi hermano no dio más. Al día siguiente, 12 horas después, todavía no habían recogido el cadáver”.

Tras las masivas protestas del pasado 11 de julio en la isla, decenas de cubanos tomaron las redes sociales para quejarse del amplio despliegue de policías y agentes en buses, camiones y carros para reprimir a los manifestantes cuando el gobierno había alegado antes que no tenía gasolina para las ambulancias.

Por: Lioman Lima – @liomanlima
BBC News Mundo

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.911 suscriptores

Siguenos en Facebook