Publicidad

Ser dueño de un negocio es gratificante pero también duro. En gran parte el secreto de crecer o no crecer está dado sobre la capacidad que puedes llegar a desarrollar de escoger de manera adecuada a tus “influencers” de negocios. ¡Qué es un influencer de negocios? Pues aquel profesional al cual le confiamos el manejo de las cuestiones legales, financieras, contables y regulatorias de mi negocio. En este sentido, en el entorno hispano, los principales “influencers” de negocios, se constituyen: contadores, abogados y banqueros

En el caso del contador, te asalta la duda., cómo escoger un contador adecuado?, cómo saber si el que tengo es el correcto para mis deseos de crecer? Pues bien aquí te presentamos una pequeña guía básica:

PRIMER PASO: Revisar sus credenciales

Es importante que verifiques que su registración con el Departamento de Estado esté en regla y orden. Lamentablemente, en el entorno hispano existe una mala costumbre, que es la de operar con licencias de terceros y eso va a generar que no tengas representación adecuada en caso de problemas.

Debes tener en cuenta que cada año los preparadores de impuestos tienen la obligación de registrarse con el IRS, además de seguir cursos de actualización para estar al día en todas las nuevas leyes.

El Departamento de Estado cuenta con una lista de todos aquellos preparadores de impuestos legalmente registrados y que están activos.

SEGUNDO PASO: Diferencia entre un contador y un preparador de impuestos.

Es muy importante que establezcas las diferencias entre un contador y un preparador de impuestos. Un contador, es un profesional que está en plena capacidad de asesorarte no sólo en cuestiones tributarias sino que también en darte una adecuada asesoría sobre el manejo contable de tu negocio. Cómo manejar bien tus cuentas, programas eficientes de contabilidad, como llevarlas en orden y al día.

Los contadores profesionales están registrados en el IRS y están exentos de seguir cursos de actualización. Por otra parte, un preparador de impuestos es una persona que se certificó para poder preparar o elaborar tus planillas de impuestos pero, debes tener en cuenta, que su experticia normalemente se limita a llenar impuestos. Están registrados en el IRS y están obligados a seguir cursos de actualización.

Lo mencionado no quiere decir que tener un preparador de impuestos que me asesore es malo en sí mismo, sino que debes tener claro las diferencias para entender bien el alcance de la asesoría que te puede brindar.

TERCER PASO: INFRAESTRUCTURA MÍNIMA

Es importante tener en cuenta que un contador o preparador de impuestos confiable tiene que ser un profesional establecido y contar, al menos, con la siguiente infraestructura mínima:

  • Tener una oficina que abra durante todo el ano y no solo en el periodo de taxes
  • Un número de teléfono que sea accesible durante todo el año.
  • Que firma de manera directa tu declaración de taxes y no lo haga a través de terceros, para que exista la responsabilidad profesional sobre la información establecida en tus taxes.

CUARTO PASO: SIGNOS DE ALERTA

Hemos realizado una pequeña lista de signos a los cuáles debes prestarle atención sobre tu contador o preparador de impuestos es el adecuado o no:

  • Su carta de presentación es la garantía de no pago de impuestos. Normalmente llegamos a un contador por la recomendación de un amigo, socio, familiar y si la principal carta de recomendación es que ese profesional es garantía de que no pagarás impuestos o te “hará devolver lo máximo posible” es signo de alerta. Debes tener en cuenta que si tienes un contador cuya única misión es hacer que no pagues impuestos, eso también te pasará factura cuando quieras crecer tu negocio, pues tendrás mayores dificultades al momento de querer acceder a capital, a contratos estatales o a diferentes opciones de crecer.
  • No te pide mucha información al momento de preparar tus impuestos.Si tienes un negocio y si al momento de declarar Sales Taxes (impuestos sobre las ventas) o Income Tax (impuestos sobre las ganancias) tu contador no te pide información o te pide información muy básica o elemental, lo más probable es que no esté haciendo bien su trabajo. La declaración de impuestos de un negocio es un tema muy importante para su desarrollo, crecimiento y estabilidad y tiene que ser realizado de la manera más profesional posible. Normalmente, se te deberá pedir detalles de tus statements bancarios, accesos a tus programas contables (de tenerlo), información de los gastos del negocio, entre otros.
  • No se preocupa más allá de tus impuestos. Si las conversaciones con tu contador se remiten sólamente a impuestos y en cómo pagar menos impuestos, es probable que no sea el adecuado. Un profesional adecuado se preocupa por tu negocio, conversa contigo sobre tus expectativas, sobre tus deseos y hace seguimiento y recomendaciones a cómo llevas la parte contable de tu negocio.
  • Lo ves sólo en temporada de impuestos. Si sólo ves a tu contador en temporada de impuestos es otro signo de alerta. Es recomendable que mantengas reuniones periódicas con tu contador, mientras más grande sea tu negocio, mayor frecuencia deberás tener. La frecuencia mínima que te recomiendo es, de al menos, 1 vez al mes.
  • No firma tus impuestos. Los Taxes tienen que ser transmitidos electrónicamente, si el contador te pide que tu los firmes y se envíen manualmente quiere decir que esta pasandome toda la responsabilidad a ti.
  • Cash only. Si un contador te sugiere que todo el movimiento o cash flow de tu negocio sea manejado en cash para evitar reportar y “ahorrarte impuestos” debes tener como un signo de preocupación. Tal vez te está ofreciendo una solución a corto plazo pero tarde o temprano ese comportamiento te generará problemas de auditorías del IRS o del Departamento de Trabajo, en síntesis te está recomendando “pan para hoy, hambre para mañana”.

Saber elegir a tus “influencers” de negocios es clave para el desarrollo y crecimiento de tu negocio y es importante que debas prestarle la mayor atención posible. Un buen profesional puede marcar la diferencia al momento de crecer!.

Publicidad