Connect with us

Tecnologia

Cómo las redes sociales silenciaron a Donald Trump

Twitter suspendió indefinidamente la cuenta de Trump. Y no fueron los únicos. - REUTERS

El cierre de la cuenta de Twitter de Donald Trump después de que partidarios del presidente asaltaran el Capitolio el 6 de enero fue celebrada por unos y denunciada por otros.

Y, como cabe esperar, entre los críticos de la decisión abundan los seguidores del presidente estadounidense. Pero estos no son los únicos que han hecho sonar voces de alarma.

La canciller Ángela Merkel -a quien nadie describiría como cercana a Trump- se refirió a la medida como “problemática” por limitar “el derecho fundamental a la libre expresión” de su colega norteamericano.

Mientras que el activista ruso Alexei Navalny recurrió al mismo Twitter para denunciarla como “un acto inaceptable de censura”, en un ejemplo de la preocupación que la medida ha generado entre algunos defensores de la libertad de expresión, especialmente en países donde la misma no está garantizada.

“Obviamente Twitter es una empresa privada, pero hemos visto muchos ejemplos en Rusia y China de empresas privadas que se han convertido en las mejores amigas del Estado y facilitadoras de la censura”, explicó en su post Navalny.

Para otros, sin embargo, lo más preocupante es precisamente que una empresa privada haya podido mandar a callar al que se supone es el hombre más poderoso del mundo, privándolo de su megáfono favorito -uno con el que además llegaba a más de 80 millonesde uduarios.

“El hecho de que un director ejecutivo pueda desconectar el altavoz del presidente de los Estados Unidos sin ningún control y el equilibrio es desconcertante”, escribió el comisionado de la Unión Europea, Thierry Breton, en un artículo de opinión publicado en Politico.

Y hasta el ministro de Salud de Reino Unido, Matt Hancock, terció en el debate, advirtiendo sobre los riesgos de que las plataformas tecnológicas “decidan quién debe y quién no debe tener voz”.

Referencias a la censura y la libertad de expresión también han sido frecuentes en las críticas de los simpatizantes de Trump, los que además han sido objeto de medidas similares en diversas redes sociales.

Twitter anunció el lunes el cierre de “más de 70.000 cuentas” vinculadas a QAnon, la teoría de la conspiración que ya antes de las elecciones también había sido objeto de bloqueos y cierres en Facebook.

La red social de Mark Zuckerberg también suspendió temporalmente, la cuenta de Trump y lo mismo hicieron Instagram, Snapchat, Twitch y también YouTube.

Facebook dijo además que también estaba eliminando todo el contenido que menciona la expresión “Stop the Steal” (“Paren el robo”), el lema asociado con las afirmaciones infundadas de Trump de que las elecciones presidenciales de noviembre pasado fueron manipuladas.

Y por si eso fuera poco para el trumpismo, la decisión de Amazon de dejar de proveer servicios de hospedaje en línea a Parler obligó al cierre temporal de esta alternativa a Twitter, especialmente popular entre los seguidores del presidente estadounidense.

El futuro de Parler está además comprometido por la decisión de Google y Apple de dejar de ofrecer la aplicación en sus tiendas virtuales, así como la negativa de muchos otros proveedores de hospedaje en línea de facilitarles espacio.

“La libertad de expresión está muerta y bajo el control de los grandes señores de la izquierda”, fue el resumen de la situación que hizo -en Twitter- el hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr.

Pero como recuerda David Díaz-Jogeix, director de programas de la ONG de defensa de libertad de expresión Article 19, incluso en las sociedades democráticas más avanzadas esta libertad está sujeta a ciertos límites que Trump (y varios de sus seguidores) parecen haber traspasado.

Por: BBC News Mundo

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.758 suscriptores

QUEDATE EN CASA

Siguenos en Facebook