Publicidad

El cierre sin previo aviso de los 26 carriles del cruce de vehículos y uno de los dos peatonales en la garita de San Ysidro generó angustia entre las miles de personas que cada día cruzan de Tijuana a San Diego. Pese a que las autoridades dijeron que la medida se tomó para reforzar la seguridad sin vincularlo a la caravana de migrantes, muchos vecinos de la ciudad mexicana se preguntan si esta será la nueva norma.

El cierre inesperado de la garita más transitada entre Estados Unidos y México generó angustia entre las decenas de miles de vecinos de Tijuana que cada díacruzan a San Diego a trabajary contribuyó al clima de rechazo a losmigrantes de la caravanaque han llegado a la ciudad fronteriza .

Aproximadamente a las 3:10 am, el avance de todos los carriles abiertos se interrumpió sin previo aviso en la garita de San Ysidro y no comenzó a reabrir hasta pasadas las 7:00am, un cierre que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP)atribuyó a la colocación de “materiales de reforzamiento” en el paso fronterizo.

El cierre de la frontera tomó por sorpresa a miles de personas que transitan diariamente entre ambos países e interrumpió temporalmente tanto el cruce vehicular como uno de los peatonales, indicó una portavoz de CBP. El ingreso desde Estados Unidos hacia México no se vio afectado en ese tiempo.

Se trata del cierre más notorio de la garita desde el atentado terrorista contra las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001. En esta ocasión se cortó el paso de los 26 carriles para vehículos y de uno de los dos pasos peatonales.

Decenas de agentes custodiaban el cruce hacia California, mientras notificaban a los automóviles que esperaban en fila sobre la decisión alegando el reforzamiento de la seguridad en el paso fronterizo. El cierre provocó además mayores demoras en el puerto internacional de Otay Mesa, el único punto desde el que se podía cruzar con vehículos a San Diego además del cruce peatonal del lado oeste en San Ysidro.

Si bien las autoridades no vincularon el cierre con la llegada de la caravana migrante a Tijuana, hace una semana tropas estadounidenses cerraron el paso en tres de los 26 carriles para vehículos de San Ysidro para la instalación de muros de contención y alambrado.

Pete Flores, el director de CBP para todas las garitas de la frontera de California, aseguró la semana pasada que su agencia tenía “todas las opciones sobre la mesa”, sin descartar que hubiera cierres de garita de ser necesario.

Cruzar para trabajar

Ese punto fronterizo entre Tijuana y San Diego es la garita más transitada del mundo. De acuerdo con el reporte de 2013 de la Administración de Servicios Generales de Estados Unidos (GSA), cada día cruzan 50,000 vehículos y 25,000 peatones.

El menor coste de la vivienda y la vida del lado mexicano y las mayores oportunidades laborales del lado estadounidense hace que cada día decenas de miles de personas crucen desde primera hora de la mañana al área de San Diego para trabajar.

De acuerdo con CBP, los lunes son los días más transitados porque muchos residentes del sur de California que viven relativamente lejos de la frontera, como en Los Ángeles y San Bernardino, aprovechan los fines de semana para visitar familiares en Baja California y a su regreso se suman a los miles que cruzan la garita.

Además, en las garitas en San Diego, el horario más ocupado para cruzar la frontera entre semana es desde las 4 a las 6 de la mañana.

Para las personas que esperaban en sus vehículos, la situación este lunes se volvió desesperante. Muchos usuarios recurrieron a las redes sociales para lamentarse. Una conductora dijo que iba a faltar a su trabajo porque no llegaría a tiempo, pero miles de autos habían formado un embotellamiento del que era imposible salir. Otro conductor se quejó de que, por el retraso, perdería una cita médica y tendría que esperar meses para que se la volvieran a agendar.

“Ya no sé qué hacer, si ponerme a llorar… ”, decía otra mujer que iba con dos niños en el auto.

En las redes sociales también se difundieron mensajes de rechazo a los inmigrantes llegados en la caravana de centroamericanos que comenzó a llegar a Tijuana en su intento de ingresar a Estados Unidos y, aunque las autoridades no vinculaban el cierre de la frontera a ese hecho, algunos vecinos sí que lo hicieron en sus mensajes en las redes sociales.

Por eso, tras la reapertura de la garita, muchos viajeros se cuestionaban qué va a suceder, si es una acción que se va a repetir sin aviso previo.

Con información de Manuel Ocaño.

Publicidad