Publicidad

Las ventas de Uber están desacelerando drásticamente pese a que la compañía de transporte urbano está gastando más para impulsar el crecimiento global, sobre todo en su división de entrega de alimentos. El crecimiento de los ingresos en el tercer trimestre, de 38 por ciento, equivale a casi la mitad de la tasa de seis meses antes, cuando la compañía estaba negociando una inversión de US$9.300 millones liderada por SoftBank Group Corp.

Es una señal preocupante para una empresa constantemente deficitaria, que espera que la tasen como una empresa de tecnología en una oferta pública inicial planificada para el próximo año. Uber Technologies Inc. perdió US$1.070 millones en el trimestre finalizado el 30 de septiembre, una mejora respecto de hace un año, pero la pérdida aumentó un 20 por ciento en comparación con el segundo trimestre.

Las compañías con tasaciones elevadas suelen crecer rápidamente o generar altas ganancias, y las grandes logran ambas cosas. En el cuarto trimestre de 2005, Amazon.com Inc. tenía aproximadamente los mismos ingresos que Uber hoy: poco menos de US$3.000 millones, sin ajustar por inflación. Sin embargo, Amazon obtuvo ganancias de US$199 millones y su valor ascendía a aproximadamente una cuarta parte de la tasación de Uber, de US$76.000 millones.

Uber publicó un conjunto limitado de información financiera el miércoles, como hace voluntariamente la empresa privada cada trimestre. La compañía con sede en San Francisco también ofreció un vistazo a su división de entrega de alimentos por primera vez. Un portavoz dijo que Uber Eats generó US$2.100 millones en ingresos brutos. Eso representa el 17 por ciento de los US$12.700 millones de Uber en ingresos brutos el último trimestre.

Negocio prometedor

La aparición de Uber Eats como un nuevo y prometedor negocio ha sido una buena noticia para una compañía que espera argumentar, en el lanzamiento de su OPI, que puede construir un conjunto de ofertas similares. Ahora Uber está estudiando el alquiler de motos eléctricas, logística y autos autónomos.

Pero, así como existe una incertidumbre persistente sobre la rentabilidad del negocio principal de transporte particular de Uber, no está comprobado que la empresa pueda construir un servicio rentable de entrega de alimentos. Si bien la comida está aumentando los ingresos brutos de Uber, eso reduce los márgenes de la empresa. Esta no proporcionó cifras exactas sobre el impacto.

El martes, en el escenario de la conferencia tecnológica del Wall Street Journal, el máximo ejecutivo, Dara Khosrowshahi, defendió la capacidad de la compañía para lograr rentabilidad. Argumentó que algunos mercados de transporte particular generan ganancias para Uber después de tomar en cuenta los equipos de operaciones locales, los conductores y otros gastos regionales. En Estados Unidos, sin embargo, el negocio no es rentable ni siquiera con esas pautas más bajas. “En EE.UU., que es nuestro mercado más grande, estamos en una gran batalla” con Lyft Inc., dijo.

“Tuvimos otro trimestre sólido para una empresa de nuestro tamaño y alcance global”, dijo el director financiero, Nelson Chai, en un comunicado enviado por correo electrónico. “Mientras miramos hacia una OPI y más allá, estamos invirtiendo en el crecimiento futuro de nuestra plataforma, lo que incluye alimentos, fletes, bicicletas eléctricas y motos, y mercados de alto potencial en la India y el Medio Oriente, donde seguimos consolidando nuestra posición de liderazgo”.

Publicidad