Connect with us

Política

Biden acusa a China de retener “información crucial” sobre los orígenes de la covid-19

Joe Biden atiende a los medios de comunicación el 25 de agosto en la Casa Blanca.STEFANI REYNOLDS / POOL / EFE

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acusó este viernes a China de retener “información crucial” sobre los orígenes de la pandemia de covid-19, tras conocerse un informe de los servicios de inteligencia que no resuelve la cuestión del resurgimiento del virus. El presidente estadounidense ha dicho en un comunicado: “Existe información crucial sobre los orígenes de esta pandemia en la República Popular China, pero desde el principio, los funcionarios del gobierno chino han trabajado para evitar que los investigadores internacionales y miembros de la comunidad de salud pública mundial accedan a ella”. Y agrega: “Hasta el día de hoy, la República Popular China sigue rechazando los llamamientos a la transparencia y reteniendo información, incluso cuando el número de víctimas de esta pandemia sigue aumentando”.

El informe clasificado fue entregado a Biden este martes y fue el mismo presidente quien había dado a los servicios de inteligencia estadounidenses 90 días para “redoblar sus esfuerzos” encaminados a explicar el origen de la covid-19. La inteligencia estadounidense sigue dividida sobre si el primer caso fue provocado por la exposición natural a un animal infectado o por un accidente de laboratorio, y el informe considera plausibles ambas hipótesis. En concreto, cuatro agencias de inteligencia estadounidenses y el Consejo Nacional de Inteligencia creen con “un bajo grado de confianza” que la hipótesis animal sea la más “probable”. Una valoración que basan en “los numerosos vectores de exposición de los animales” existentes, así como en la ignorancia de China sobre la existencia del virus antes de su aparición. El resumen del informe señala: “La comunidad de inteligencia de Estados Unidos considera que los funcionarios chinos no tenían conocimiento previo del virus antes del inicio de la epidemia”.

Sin embargo, otra agencia de inteligencia considera con “un nivel moderado de confianza” que apoyan más la tesis de una filtración de laboratorio y concretan: “Probablemente” a través de “experimentos, el manejo de animales o de muestras del Instituto de Virología de Wuhan”. Otras tres agencias no se pronuncian sobre ninguna de las dos hipótesis.

En resumen la acusación directa de Biden hacia las autoridades chinas se basa en que los informes de los servicios de inteligencia a los que instó a agilizar su labor se consideran “incapaces de proporcionar una explicación más definitiva” sobre el origen de la covid-19 sin “nueva información” proporcionada por China.

La reacción de la embajada de China en Washington no se hizo esperar y acusó a los servicios de inteligencia estadounidenses de “manipulación política”. Su respuesta llegó también a través de un comunicado: “El informe de la inteligencia estadounidense muestra que Estados Unidos está empeñado en ir por el camino equivocado de la manipulación política”. Y añaden que “el informe se basa en la presunción de culpabilidad y solo sirve para hacer de China un chivo expiatorio”.

Con dureza, la contestación de la embajada china afirma: “El informe fue fabricado por Estados Unidos bajo el liderazgo de agencias de inteligencia y no hay bases científicas ni credibilidad en absoluto. También señala a la Inteligencia estadounidense como productora de “obras maestras” y autora ahora de una investigación “ficticia”. “Estados Unidos está repitiendo sus viejos trucos”, dice el comunicado en referencia a su empeño por restar credibilidad al informe realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que participó China y por dar “confianza” al elaborado por sus agencias.

China lamenta, por otra parte, que Estados Unidos lo acuse de no ser transparente, lo que a su juicio es una “excusa para su promoción de la politización y la estigmatización”. “Desde el brote de pandemia”, continúa el texto con la reacción del gigante asiático, “China siempre ha seguido los principios de apertura, transparencia y responsabilidad”. Y argumenta: “El informe de investigación conjunto China-OMS (…) adoptó métodos científicos e incorporó autoridad y cientificidad. La actitud abierta y transparente de China sobre la cuestión de la trazabilidad del virus también ha sido plenamente afirmada por expertos internacionales”.

Esta nueva confrontación se suma al clima ya enrarecido entre Estados Unidos y China, una situación que a pesar del cambio en el inquilino de la Casa Blanca dista mucho de haberse suavizado. Las dos mayores potencias mundiales libran un pulso en el terreno comercial y tecnológico, en la carrera armamentística y hasta en la espacial, evocando así aromas de la Guerra Fría. Desde sus primeros compases, la Administración de Joe Biden ha mantenido un discurso de mano dura ante la escalada autoritaria del régimen de Xi Jinping. Las dudas sobre el origen del coronavirus que brotó en China a finales de 2019 no han hecho sino agravar la tensión, y Biden nunca ha descartado la hipótesis de que el virus se escapara por accidente de un laboratorio de Wuhan, algo que Xi ha negado con rotundidad pero que ha empujado que el presidente estadounidense encargara a las agencias de inteligencia su propia investigación.

Por: elpais.com

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.911 suscriptores

Siguenos en Facebook