Connect with us

Noticias Nacionales

Aumenta el pánico entre los demócratas tras la derrota en Virginia

Los demócratas buscaron vincular a Glenn Youngkin, el candidato republicano en la carrera por la gubernatura de Virginia, con el expresidente Donald J. Trump. Aun así Youngkin se impuso en un estado cada vez más azul.Credit...Andrew Mangum para The New York Times

La amenazante tormenta eléctrica no podía ser más atronadora para los demócratas.

Pocos en el partido tenían grandes expectativas de que su era en Washington durara más allá de las elecciones de mitad de período al año siguiente. Pero el resurgimiento republicano el martes en Virginia, un estado que el presidente Joe Biden ganó por diez puntos porcentuales el año pasado, y la sorprendente fuerza en una Nueva Jersey sólidamente azul ofrecen una vívida advertencia de la tormenta que se avecina cuando los demócratas miran cautelosamente al horizonte.

Durante cinco años, el partido lograba victorias con récord de participación, impulsadas por votantes enardecidos que buscaban echar del poder a un presidente que veían como incompetente, divisivo o algo peor. Los resultados del martes mostraron las limitaciones de dicha resistencia política cuando el objeto de la resistencia ya no se encuentra en el poder, el fracaso de los demócratas para cumplir con las mayores promesas de campaña y la indignación aún latente por una pandemia que transformó las escuelas en algunos de los campos de batalla políticos más divisivos del país.

En Virginia, el nominado demócrata a gobernador, Terry McAuliffe fue derrotado con relativa facilidad por Glenn Youngkin, un ejecutivo de capital privado y novato político.

En Nueva Jersey, el gobernador Phil Murphy, demócrata, enfrentó una contienda sorprendentemente cerrada luego de que se esperara que llegara fácilmente a la victoria. En Mineápolis los votantes rechazaron una medida propuesta por los progresistas en las boletas que habría reemplazado al Departamento de Policía con un departamento de seguridad pública.

Tal vez lo más sorprendente fueron los aplastantes reveses que los demócratas sufrieron en dos estados muy suburbanos, Virginia y Nueva Jersey, señal de una reacción conservadora ante las cambiantes actitudes a la raza y la identidad que defiende el partido mientras los republicanos buscan incesantemente convertir las escuelas en el próximo frente de batalla en las guerras culturales de Estados Unidos.

Para los demócratas, los resultados en el día más importante de votación del país antes de las elecciones de medo término del año entrando causaron alarma ante la posibilidad de que la ola de energía anti-Trump que los llevó a la Casa Blanca se haya convertido en apatía entre una base de votantes cansada de protestar y que en gran parte ha vuelto a tomar desayunos relajados. O, lo que sería más peligroso desde el punto de vista político, que la motivación del partido haya sido reemplazada con una percepción de insatisfacción ante la situación de un país que, a pesar de todas las promesas electorales de Biden, sigue sin volver a una sensación de normalidad precovid.

En los próximos días, desde esos distritos péndulo suburbanos hasta la Colina del Capitolio se sentirán el nerviosismo y los reproches de los demócratas a causa de la derrota del partido en Virginia —la batalla estelar en las elecciones fuera de año— cuando el mapa de medio término se extienda hasta zonas que antes eran consideradas seguras para los demócratas.

Incluso antes de que la elección se definió a favor de Youngkin, los estrategas demócratas habían pedido al partido que analizara si el mejor plan de acción era seguir enfocándose en Donald Trump, sobre todo luego de una elección en la que Biden prometió a sus seguidores que ya no tendrían que preocuparse por el drama constante de la gestión anterior.

“Los demócratas necesitan reflexionar seriamente sobre cómo elegimos interactuar con la narrativa de Trump”, dijo Dan Sena, estratega demócrata que ayudó al partido a ganar la Cámara de Representantes en 2018. “Esta fue una elección en la que los demócratas no apelaron a sus logros ni en Virginia ni a nivel nacional. De cara al 2020 vamos a tener que cuestionar con firmeza si es la estrategia correcta”.

Por Lisa Lerer | NYTimes

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

NUEVOS TIEMPOS

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.939 suscriptores

Siguenos en Facebook