Connect with us

Tecnologia

Astronautas ‘comunes y corrientes’, a bordo de una extraordinaria misión espacial

De izquierda a derecha, Hayley Arceneaux, Chris Sembroski, Jared Isaacman y Sian Proctor, durante un vuelo de entrenamiento en gravedad cero para la misión Inspiration4, en julioCredit...John Kraus/Inspiration4 vía Associated Press

Una es una asociada médica de 29 años que vive en Memphis y sobrevivió al cáncer, por lo que tiene unas varillas de metal en la pierna izquierda para remplazar los huesos destruidos por un tumor.

Otra es una profesora de una universidad comunitaria de Phoenix, de 51 años, que no logró cumplir su sueño de convertirse en astronauta de la NASA.

El tercero es un ingeniero de datos que vive en el oeste de Washington y que alguna vez fue consejero en un campamento que ofrecía a los niños una muestra de lo que es ser un astronauta.

El cuarto, de 38 años, abandonó la secundaria y se convirtió en el fundador multimillonario de una empresa de procesamiento de pagos. Y es quien va a pagar un viaje al espacio como nunca antes se ha visto, donde nadie a bordo es astronauta profesional.

Está previsto que esta tripulación de cuatro integrantes viaje al espacio en un cohete de SpaceX que se lanzará desde el Centro Espacial Kennedy en Florida el miércoles a las 8:02 p. m., hora del este. El grupo orbitará el planeta durante tres días a una altitud superior a la de la Estación Espacial Internacional.

Esta misión, conocida como Inspiration4, será la primera expedición en la que, en términos generales, el gobierno es un espectador más. También es mucho más ambiciosa y arriesgada que los viajes al borde del espacio —con duración de minutos— realizados en julio por Richard Branson y Jeff Bezos, dos celebridades ultrarricas del mundo de los negocios.

El viaje demuestra que cualquier ciudadano, al menos cualquiera con un par de cientos de millones de dólares y unos meses de sobra, ahora puede alquilar una nave espacial para darle la vuelta al planeta.

En este caso, se trata de Jared Isaacman, fundador de Shift4 Payments, una empresa que procesa pagos para restaurantes y otros negocios. Su perfil público es mucho más bajo que el de Branson o Bezos.

Mientras ellos viajaron en naves espaciales operadas por las empresas que fundaron, el vuelo de Isaacman está a cargo de SpaceX, la compañía privada dirigida por Elon Musk, otro multimillonario cuya compañía ha revolucionado el negocio espacial en la última década, al lograr lo que los competidores habían considerado inviable y ofrecer precios más bajos para llegar al espacio.

Aunque un viaje como Inspiration4 solo es asequible para los más ricos entre los ricos, ya no es imposible.

Al decidir gastar una parte considerable de su fortuna, Isaacman no quería limitarse a llevar algunos amigos. En su lugar, le dio la oportunidad a tres personas que no conocía.

El resultado es una misión con una tripulación que es más representativa de la sociedad en general: Hayley Arceneaux, asociada médica en St. Jude Children’s Research Hospital de 29 años; Sian Proctor, una profesora negra de una universidad comunitaria de 51 años, y Christopher Sembroski, un ingeniero de datos de 42 años.

“Hemos recibido la misma formación para todos estos procedimientos de emergencia que cualquier otra tripulación de astronautas de la NASA en el pasado”, dijo Sembroski durante una entrevista realizada la semana pasada. Fue el último día que él y sus compañeros de tripulación pasaron en sus casas antes de ir a Florida para el lanzamiento.

“Creo que estamos más que preparados para ir al espacio”, dijo Sembroski.

Las distintas historias de vida de la tripulación de Inspiration4 presentan un marcado contraste con Branson y Bezos, cuyas excursiones fueron vistas por muchos como paseos de placer para multimillonarios.

“El mundo no vio cómo les beneficia”, dijo Timiebi Aganaba, profesora de Espacio y Sociedad en la Universidad Estatal de Arizona, sobre los vuelos de Virgin Galactic y Blue Origin de Branson y Bezos. “La opinión general fue algo como: ‘Esto solo es un parque de juegos para los ricos’”.

Con su equipo de personas comunes, Isaacman se esfuerza por lograr un objetivo de los autores de ciencia ficción y los entusiastas del espacio: abrir el espacio a todo el mundo, no solo a los astronautas profesionales y a los turistas espaciales ricos.

“La diferencia con este vuelo es que tenemos a tres personas muy normales abordo y nos van a mostrar lo que significa abrir las puertas de esta experiencia”, comentó Aganaba.

Por Kenneth Chang – NYTimes

Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

NUEVOS TIEMPOS

Advertisement

Suscríbete con nosotros

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestra web y recibir todas nuestras noticias.

Únete a otros 1.926 suscriptores

Siguenos en Facebook