La crisis económica que atraviesa Puerto Rico —sumado a otros factores ligados a inconformidades con las aseguradoras— ha provocado un éxodo masivo de médicos de distintas especialidades que, lejos de detenerse, continúa a un ritmo ascendente.

“Estamos en una crisis de salud en Puerto Rico, donde los médicos se están yendo y se van a seguir yendo. Somos bien pocos aquí; nosotros lo que queremos es estar en las oficinas viendo pacientes. Eso fue lo que nosotros estudiamos… pero somos muchos médicos que estamos bien disgustados con la situación”, expresó la doctora Elena Jiménez, presidenta de la Cooperativa de Médicos Oftalmólogos de Puerto Rico (Oftacoop) en una vista pública en el Senado.

Jiménez explicó que muchos de los galenos que desean regresar a Puerto Rico luego de culminar sus estudios especializados se enfrentan a diversos escollos, ya que les deniegan el acceso a los planes médicos alegando que tienen la red llena o les ofrecen tarifas por debajo del costo, lo que provoca que estos tomen la decisión de no regresar al País.

Por su parte, la presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas de Puerto Rico (Ccdpr), Elba Díaz, indicó que hace dos años había 2,300 dentistas, pero ahora solo quedan 856, de los cuales cerca de 200 son especialistas.

“La edad promedio de nuestros dentistas es 56 años y —por el tipo de trabajo que nosotros hacemos— pues es bien difícil que después de los 60 años estén trabajando sentados, encorvados, viendo pacientes todo el día. En la Escuela de Medicina nosotros graduamos 50 estudiantes (anualmente), de los cuales 10 son extranjeros, que no cuentan porque se van… y no pueden quedarse ejerciendo en el País”, dijo.

De los 40 estudiantes puertorriqueños que se gradúan en la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Puerto Rico (UPR), según dijo, el 90% se va a hacer la especialidad en Estados Unidos y “casi ninguno vuelve. A veces vuelven de dos a tres años y se quedan de tres a cinco dentistas al año haciendo oficina”.

“Esto se va a convertir en un problema serio de salud en nuestro país. Yo diría que es un problema a nivel humanitario en nuestro país ya. Cuando empiecen a salir las estadísticas de las personas que han muerto por no tener acceso a servicios va a ser similar o peor que lo que pasó con (el huracán) María y no lo van a poder tapar. No va a haber forma de taparlo porque nosotros lo vivimos todos los días”, mencionó Díaz.

Anticipa crisis de ortopedas

Por su parte, la directora ejecutiva de la Cooperativa de Ortopedas, Vilma López, anticipó que en los próximos años podría haber una crisis por la falta de especialistas en esta área de la salud. “Pronto la crisis de ortopedas va a ser monumental… Hay 96 ortopedas que están practicando en Puerto Rico, pero la mayoría en 10 años termina retirándose. No va a haber ortopedas”, sostuvo.

Asimismo, la presidenta de la Cooperativa de Cardiólogos de Puerto Rico (Cardiocoop), Norma Devarie Díaz, indicó que hace seis años había 300 galenos de esta especialidad, pero ahora solo quedan 125, de los cuales 40 son cardiólogos intervencionales, 14 cardiovasculares y solo un cardiólogo pediátrico.

Además, Puerto Rico cuenta solo con 130 gastroenterólogos, 190 oftalmólogos y 242 radiólogos. También hubo una reducción en el número de los laboratorios clínicos que operan alrededor de la Isla y de las farmacias de la comunidad. Estas últimas se redujeron a 750 de 1,200 farmacias que había en el País.

Estos datos que proveyeron diversos galenos a la prensa surgieron como parte de una conferencia de prensa donde se exigió a la Legislatura que agilice la aprobación de medidas importantes que garanticen el acceso a la salud en la Isla.